jueves, 20 de mayo de 2010

Momentos Esperados

Hace poco leí que para escribir una novela o se plagia lo que has leído o se plagia lo que has vidido. Luego cuanto más vivas y más leas, mejor calidad tendrá el plagio.

Me he comprado un coche nuevo y, más que la ilusión propia de elegirlo y estrenarlo, he revivido la de mi madre cuando, recién sacado el carné, apareció una mañana soleada por nuestra calle del parque en Valverde con el novísimo Seat Panda blanco, reluciente y todo modernidad. Y también la sorpresa que nos dio mi padre un viernes tarde al llegar a Punta Umbría pitando el R18 ranchera gris metalizado para que nos asomáramos a verlo desde la terraza desde el quinto. Recuerdo que, al bajar a la calle, lo que más me gustó es que traía una sillita doble en el maletero para que se sentarán mis dos hermanos, fíjate si eran chicos, y viajaran mirando a través la luna trasera, fíjate si ha cambiado el código de seguridad vial.

Pues eso. Como aspiro a que mis plagios tengan calidad, este mes de Mayo voy haciendo lo que puedo y me deja la primavera, que me tiene la tensión en un zigzag que ni los picos de la economía globalizada. Para vivir más, me levanto un poco más temprano, en cuanto empiezan a sonar los cohetes de las Hermandades del Rocío. Es lo primero que escucho después de dormirme oyendo los pitidos de los coches ante celebraciones futbolísticas variadas, como si del calentamiento para el Mundial que está a la vuelta de la esquina se tratara.

Respecto a leer, he retomado los cómics, con la excusa del IV Salón Internacional y de que la biblioteca tiene una magnífica sección, repletitta de novedades. No sé si eso influirá en que suela ver el mundo como un libro de historietas, a veces cómicas, a veces drámáticas.

El feisbuk es un poco así también. Las fotos de perfil de los amigos y los comentarios son como las viñetas, y los estados, como el título del capítulo del día. Luego están los concursos. A Rafa Pérez y a mí el hemos organizdo de gente con sombrero se nos ha ido de las manos. Empecé a sospecharlo cuando ví que se había superado la barrera de los cien miembros, que había fotos internacionales y que nos habían dedicado un chapa y pintura en el periódico. Lo de menos son los premios al mejor tocado y al peor intento. Lo de más, la ganas de divertirse que tiene la peña. Los juegos son una ilusión que llegan directamente al corazón.

Pero además de la final del concurso, de la Liga y de los cheques bebé, hay más cosas que acabarán con el mes. Creo que la más importante es el último y definitivo capítulo de Perdidos, que se emite el Lunes de Pentescostés, que lo mismo es igual de importante pero, como hay uno cada año, no suscita tanta expectación mundial. Ante esa coincidencia y las teorías sobre el bien y mal con la que muchos quieren explicar la conclusión de las seis temporadas, no me extrañaría que el humo negro y la paloma blanca dirimieran el destino de la humanidad en la aldea, que es como una isla en sí misma, suspendida en el espacio y en el tiempo.

Y dos asuntos más que tengo que resolver en mayo de manera inevitable. Una es el cambio de ropa de los armarios, qué cruz. Sabiendo como saben mis vestidos, mis camisetas y mis pantalones lo que me gusta viajar, ya podrían haber aprendido a meterse en una maleta ellos solitos y subirse ordenadamente a los altillos hasta el año que viene. La segunda es otra cruz, la del Barrio Obrero, esa es más agradable, para beberse un ponche El Navajazo en buena compañía. La semana que viene sin falta.

En cuanto a recomendaciones culturales, ahora que ha sido el Día de los Museos, el nuestro ha inaugurado una exposición en la que nueve artistas andaluces reinventan sus fondos, como la rueda hidráulica o las figuras de bronce encontradas en la Ría, tiene buena pinta.

En la foto de hoy vuelvo a estar jugando con mi sobrinos en la playa. Vienen la semana que viene y me iré con ellos a ver el mar en mi coche nuevo. No os lo he dicho antes porque eso no está en la lista de Cosas Pendientes, sino en la de Momentos Esperados.

Os dejo una frase que me ha gustado y que probablemente me haya animado a ponerme con el blog. "El cariño es, para empezar, la disponibilidad". Venía en el cómic que estoy leyendo y, de pronto, me han entrado unas ganas intensas de compartir vivencias con la gente que quiero.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No se sin plagios, pero si lo son muy buenos!!!!
Te invito a pasar por mi blog
clarasojo.blogspot.com

cibersan dijo...

esta chevere tu blog...
segui posteando.

ahi te dejo para que lo cheques:

www.tumentepoderosa.blogspot.com

fer