viernes, 3 de octubre de 2008

Entretiempo


Llegó Octubre y nos vamos instalando en ese tiempo en el que ir al cine, la vuelta de Los Hombres de Paco o el último número de Esquire se convierten en pequeños acontecimientos, en ficciones de andar por casa, que son la únicas que se me ocurren para romper la rutina más allá de la crisis. Como véis, hoy comienzo recomendando: Vicky, Cristina, Barcelona, la resurrección de Lucas -aunque se case con otra- y la mejor revista del quiosco en relación calidad, contenido y precio, cabecera americana dirigida a hombres -Man at his best- de la que ya podrían aprender todas las Cosmopolitan y Ana Rosas. La reconoceréis por los impactantes primeros planos de su portada: desde Woody Allen hasta Benicio del Toro. Este mes, en el que la revista cumple un año de su edición española, hacen una especie de monográfico sobre los cómicos y veréis a Buenafuente levantando una ceja. Los 2,95 euros mejor invertidos del mes.

Luego está lo que no rompe la rutina, como los carteles de Se vende, Se alquila o Se traspasa, la Feria de la Tapa y las citas que adolecen de interés en las agendas culturales de los periódicos. Lo confieso: la temporada otoñal me despierta el lado apático. Para sentirme mejor, suelo pedirme una cita previa y me voy al médico de cabecera. Tengo un amplio espectro de síntomas: el martes fui con dolor de oídos y, si con las gotas no me mejora el ánimo, la semana que viene seguramente le pida un volante para un especialista, me vale el de huesos o el ginecólogo. La concesión a la hipocondría consigue que la realidad tenga algo de interés y las primeras lluvias sean mucho más melancólicas.

Mañana vuelve a abrir sus puertas el Gran Teatro con un concierto de Concha Buika, que canta bien, pero no me simpatiza no tanto. La programación: con demasiadas orquestas sinfónicas y viejas glorias de la escena nacional para mi gusto apático, pero con el regreso cineclub que espero que depare prometedoras tardes de martes.

Si os apetece teatro, os invito a mi pueblo, donde hoy empieza el Festival de Teatro de Humor, que traerá todos los viernes del mes excelentes propuestas, como el último montaje de Yllana, Paganini, premio al mejor espectáculo en el Festival Internacional de Teatro de Edimburgo de este año. Será la semana que viene.

Empieza también la temporada de exposiciones: en la Casa Colón, una de fotografía, Mujeres de agua, en colaboración con Intermon, sobre el el trabajo de mujeres y niñas para conseguir agua potable en países africanos. En Cajasol, una de pintura, a beneficio del Alzheimer, que tiene algunas obras chulas. Y una imprescindible: la de Cornelis Zitman en el Museo. Escultura y dibujos.Tuve intención varias veces de pararme en la Casa de Venezuela en Beas camino de Valverde cuando estuvo allí antes que en Huelva. Ahora, a dos pasos, no hay excusa. Sería una pena que pasara desapercibida más allá del día de inauguración. Si estuviera en Madrid, habría colas para verla, seguro. Un fotógrafo amigo me consiguió el catálogo, pero más afortunado se sentirá quien vea las obras de cerca.

Por lo demás, os propongo una temporada de excursiones sin salir de la provincia: la Flecha del Rompido, el Castillo de Niebla, la Corta Atalaya, Doñana, la Gruta de las Maravillas, Ayamonte, para ver el Retablo Mayor de las Angustias y Encinasola, cuando bailen la Danza del Pandero. Son desde hace un rato las 7 maravillas de Huelva. Yo quería votar por mis sobrinos, como maravillas adoptivas, pero no me los admitieron entre las candidaturas.

Os dejo. Además de depresiones, resfriados y recibos de la contribución, espero que Octubre os traiga lo mejor del otoño, toda la moda del Corte Inglés y un pellizco en el Sorteo Extraordinario de la Once. Pero también el festivo del Pilar, el entretiempo, las castañas, las naranjas, el caldo del cocido, luces hogareñas por la tarde, gente en la biblioteca, poemarios, el olor a tierra húmeda, la suavidad de las primeras mantas, el chándal, las zapatillas y ganas de estar en casa .

Suerte a Tino en su nueva vida en Madrid y a los todos los demás, que disfrutéis un cálido reencuentro con los calcetines.

1 comentario:

technology dijo...

You these things, I have read twice, for me, this is a relatively rare phenomenon!
handmade jewelry